Deja de mirar y ponte a follarme

0
1139

Las mujeres de hoy en día ya no son tan tímidas y reprimidas como antaño. Ahora te dicen a la cara que quieren sexo, incluso con frases tan atrevidas como “deja de mirar y ponte a follarme“. El hombre no paraba de comérsela con los ojos mirándola al escote y a sus largas piernas, una rubia muy esbelta que agradecía a su vista. Ella, cansada de ser observada le espetó un seco deja de mirar y ponte a follarme.

Deja de mirar y ponte a follarme de una vez

No hace falta decir que el hombre se avalanzó sobre ella y le arrancó las bragas para hacer un cunnilingus ahí abajo. Con su polla ya empalmada le abrió las piernas y se la folló sobre el diván a esta rubia desvergonzada con ganas de rabo. Con la fuerza de un hombre la cogía del cuello fuertemente mientras seguía clavándosela. Se puede concluir que al decirle “Deja de mirar y ponte a follarme” fue el detonante para este polvo explosivo.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta